sábado, febrero 24, 2018

#157: La Campaña - Carlos Fuentes

sábado, febrero 24, 2018 6




Título: La Campaña
Autor: Carlos Fuentes
N° de páginas: 811
Editorial: Agencia Promotora de Publicaciones [Edición de bolsillo]
Calificación en GoodReads: ⋆ ⋆ ⋆ 
















La Campaña es una novela llena de matices y claroscuros, donde la escritura funda una nueva historia a partir de la víspera del 25 de mayo de 1810, día de la revolución de Independencia argentina. En estas páginas se recrea la intensidad vital de un momento privilegiado al tiempo que se traza una reflexión crítica sobre América Latina y su destino histórico.










«¡La seducción! ¿Qué es, dónde empieza, dónde acaba? Las ideas son la seducción que compartimos»

La Campaña es el primer libro de Carlos Fuentes que leo en mi vida, autor al que puedo asegurar continuaré leyendo por las muchas semejanzas que encontré con mi autora favorita. Dato curioso e innecesario   que compartiré es que muchos títulos de Carlos Fuentes se me cruzaron desde que estaba en la universidad y recuerdo haber llevado uno conmigo en una ocasión que claramente también recuerdo (y menciono sin remordimiento) no leí, ni siquiera lo abrí, claramente no era el momento para conocerlo. Así que es por ese motivo que considero va a quedarse en mi librero de ahora en adelante.

Si bien no pensé en dar con este título, una sorpresa ha sido que mi vecino recién conocido en este lugar remoto, hogar temporal, me lo haya mostrado y amablemente prestado, La Campaña con sus 811 páginas de historia en un intercambio de cartas entre tres amigos y una revelación final que jamás vi llegar, me dejó una ola de sentimientos bien claros, y es que la pasión del protagonista Baltasar Bustos, aunque me pareció excesiva en muchas ocasiones y hasta podría decir que enfermiza, al final significó, después de tanto tormento, su redención.

«Quién sabe si realmente eran compañeros. Todos eran vagabundos. Quizá se habían conocido unas horas antes, y unas horas después se separarían, dispersados por la inmensidad»

La estructura de cada personaje es fundada en su posición a favor o en contra de la rebelión acontecida en el continente americano, en el que no me cuentan solo unos cuantos detalles de mi país (México) sino de Argentina, Perú, Chile entre otros lugares descritos en el paso de Baltasar en sus 11 años de lucha junto a tantos personajes que no menciono porque sería demasiado extenso pero que a su manera, mostraron el lado diabólico y benevolente de todo movimiento rebelde que se gesta en, y por, distintos lugares. El que no puedo dejar pasar es el de Anselmo Quintana que en su confesión a Baltasar Bustos me dio claridad en el pensamiento y actos reales del protagonista, así como de su figura erótica con Ofelia Salamanca, quitando el velo de juicio con la que su personaje cargó de inicio, hasta casi el fin, sobre ella, justificando el secreto que Manuel Varela, amigo del protagonista y narrador de la travesía de Baltasar, nos deja al final del libro.

Si bien ha sido una historia extensa en la edición que tengo en manos no me pareció una lectura densa, pesada o abrumadora, por el contrario, fue muy ligero de leer, lleno de convicción en los ideales manejados por el autor.


«Quiero que pienses en mí cuando sepas de mi fin»

domingo, febrero 18, 2018

Reseña #156: Imperio de Tormentas - Sarah J. Maas

domingo, febrero 18, 2018 4






Título: Imperio de Tormentas
Autor: Sarah J. Maas
N° de páginas: 752
Editorial: Alfaguara || Penguin Random House
Calificación en GoodReads: ⋆ ⋆ ⋆ 


















Una lucha por su trono.Una guerra contra la oscuridad.

El largo camino hacia el trono apenas ha comenzado para Aelin Galathynius. Lealtades se han roto y comprado, amigos se han perdido y ganado, y aquellos que poseen magia se encuentran en contra de los que no.

Mientras los reinos de Erilea se van fracturando a su alrededor, los enemigos deberán convertirse en aliados si Aelin desea mantener a los que ama alejados de caer en las fuerzas oscuras listas para reclamar el mundo. Con la guerra cerniéndose sobre todos los horizontes, la única posibilidad de salvación está en una búsqueda desesperada que puede marcar el fin de todo lo que es querido para Aelin.

¿Tendrá Aelin éxito en mantener su mundo desde los fragmentos, o todo se derrumbará?






«Soy el soberano de un reino roto»


Bueno, pues, sí…no estaba muerta, andaba de parranda. ¡Y que locura ha sido! Pero todo muy bien, y aunque no planeo regresar comentarios de ahora en adelante, sí que pienso en continuar reseñando desde mi punto del mapa en el que el Internet aún resulta ser medio innecesario para la población (y heme aquí, hijos míos, sin sufrir), como sea…por fin leí el libro que me faltaba de la saga Trono de Cristal por Sarah J. Maas, quien una vez fuera llamada por mí, ridículamente, “Mami Sarah” que ahora es “Jodida, Sarah”.

Imperio de Tormentas es el quinto libro de la saga, sin contar The Assasians Blade, que es la recopilación de historias cortas en el desarrollo y consolidación de Celaena Sardothien como la asesina más famosa de Adarlan…si no es que, de toda Erilea, pero vale que no me quiero desviar porque ya de por sí esta reseña me hace regresar al blog porque no me aguanto las ganas de tirar amor y mierda sobre ello.


«El fuego podría destruir, pero también limpiar»


Aelin Galathynius anda en búsqueda de aliados para la guerra contra Erawan, muchas caras conocidas llegan al encuentro y no sabemos si todas son aliadas o, si por el contrario van a usar las batallas en el camino para debilitar a la reina de Terrasen (¡anda, que se me da bien como sinopsis, ¿no?) De acuerdo, salto grande, ¿quién es Erawan? Es el malo de la historia…quien hábilmente estuvo manejando a todos los villanos tras bambalinas cuatro libros atrás pero que amablemente nos dejó conocerle un poquito más de cerca en Reina de Sombras e Imperio de Tormentas, libros cuatro y cinco respectivamente, y que, es el Rey Valg, ¿qué es el Rey Valg? Básicamente el demonio que hace que todo el mundo moje sus enaguas…o en el caso de todos en Erilea, sus pantalones de pieles. En la reseña de Reina de Sombras coloqué nombres de personajes que me gustaron y que no habían aparecido otros libros y ahora son básicos en el desarrollo de la historia… ¿o debería decir desenlace? Es que ya son cinco y no veo cuando termina. Alguna vez dije que era mi saga favorita. Acepto que exageré, como en casi todo, y es que solo me gustaron muchísimo Trono de Cristal y Corona de Medianoche, pero a partir del tercero (Heredera de Fuego) para mí la historia comenzó a caer, puesto mi ship fue destruido, aplastado, muerto y enterrado, maldecido y encima ahora se mofan de ello, pues sí, es difícil tener la mente clara.

Sarah tiene tendencia a destruir los ships que se nos da en el primer libro, del que te enamoras tan fuerte (algunos, la verdad es que en ACOTAR eso no me pasó 100%) para que luego ella los destruya e idolatre al nuevo macho Fae, porque sí, Rowan al igual que Rhysand es un macho Fae, Príncipe, Gran guerrero, Semental (dicen) pero dista mucho del carisma con la que Rhys, de hecho, cuenta. Para mí (y aquí me ganaré el odio de muchas…y me vale) Rowan es insufrible en el tercero, y un mero acompañante en el cuarto y quinto libros, si bien acepto que no es un mal personaje en su constitución general pues está dotado de poder e inmortalidad, el carácter con el que entró a la historia no solo bajó sino que de plano desapareció para ser reemplazado por un puro hecho de satisfacción carnal y justificación para Aelin, quien debo decir, para mí, ha sido el personaje más degradado y que más me duele decir que de hecho detesto en comparación con lo que fueron los dos primeros libros, lejos…muy lejos de quien fuera el mejor personaje femenino que había leído jamás.


«Las personas que amas solo son armas que van a ser usadas contra ti»


Pero, en fin, con respecto a la historia, tengo en consideración el ritmo de la historia para el cuatro que le coloqué, ¿por qué? Porque el ritmo es bueno, los protagonistas (Aelin y Rowan) de hecho no aparecen mucho, haciendo que los capítulos de Elide, Lysandra, Manon, Lorcan, Aedion y Dorian sean los que llenen los huecos que podrían haber quedado en el capítulo en el que convergen el Rey y las Reinas, con integrantes de sus respectivas (posibles) cortes, porque sí, ¡OH POR DIOS, SÍ QUE HAY TELA DE DONDE CORTAR! Y agradezco al universo que si bien la autora decidió acabar degradando al ship principal en el inicio de la saga, junto con sus personajes, nos dio pedacitos de ellos repartidos en otros ships y en las mujeres que ahora se unen a la causa para salvar no solo a Terrasen, Adarlan o Erilea, sino al mundo pues además de Erawan, que es digamos para los que leyeron ACOTAR primero, la versión del Caldero en manos de aquel Rey malvado del otro continente, se le une otra Reina inmortal que es más un grano supurante en el trasero, poderosa, interesante pero realmente innecesaria puesto que las manos de todos ya están llenas, sí que incrementa los peligros y demás pero, vaya, que prácticamente la saga ya está sobrecargada, mal asunto si al final pasa como la guerra de ACOWAR.

Entonces ahí sí me pego un tiro.

O mejor no, mejor solo abandonaré la saga con todo y el amor que le tuve alguna vez.

Y pues, no sé, como que esto ya estuvo muy extenso y si cuento lo que sucede a detalle (además de no terminar jamás) estaría revelando prácticamente todo el libro capítulo por capítulo, añadiendo claro que ya me cansé.


«No malgastes tu energía preocupándote acerca de lo que pudo haber sido»


En resumen, Imperio de Tormentas despuntó en comparación de Heredera de Fuego y Reina de Sombras por el simple hecho de tomarse el asunto de la preparación en manos de los antagonistas, dejando así de lado a Rowaelin para no empañar todo con su “Oh, eres tan poderoso”, “Aelin, brillas como el puto sol”, “Rowan, duro contra el muro…o lo que se atraviese” o “Oh, Reina mía, es un honor servirte para la eternidad” (No, espera, ese último sí es una línea recurrente).

Bien, pues…para el amor u odio de los visitantes (que no serán muchos desde que los abandoné por meses) me despido, no puedo continuar diciendo que los leo en redes porque de hecho no es así ahora, pero a ratos le daré una mirada, por si quieren fangirlear o hacer de haters con respecto a lo que les cuento (o a mí persona) ya saben dónde encontrarme (links en los iconos debajo del encabezado).


¡Hasta pronto, bebés blogueros!