lunes, noviembre 19, 2018

Reseña #183: ¡Herejes! Los maravillosos (y peligrosos) inicios de la filosofía moderna - Ben & Steven Nadler

lunes, noviembre 19, 2018 17







Título: ¡Herejes! Los maravillosos (y peligrosos) inicios de la filosofía moderna
Autor: Steven Nadler & Ben Nadler
N° de páginas: 181
Editorial: Océano
Distribuidor en México: Océano de México













Un recuento histórico e imperdible en formato de novela gráfica sobre el surgimiento del pensamiento y la ciencia modernos.

Herejes es un brillante recuento sobre los filósofos que antepusieron la evidencia y la razón a la religión, la autoridad y las ideas arcaicas.







Hola, chicos 🤩
Espero que hayan tenido un fin de semana entretenido y que lo hayan disfrutado mucho, hoy les cuento sobre una novela gráfica que la verdad no esperaba recibir pero que la editorial Océano de México me envió y me sorprendió muchísimo. Nunca había leído uno y menos de un tema controversial desde el inicio de los tiempos tan bien manejado. 

¡Herejes! Los maravillosos (y peligrosos) inicios de la filosofía moderna es una novela gráfica que nos habla acerca de la intromisión del sistema religioso en asuntos estatales, no solo en educación sino en todos los aspectos pues el daño que se hace es injustificable. 

Algo que me ha gustado e incluso he disfrutado es que el lenguaje expresado en viñetas es muy ameno, nada pesado y claro, este no solo lo leí yo sino que con mis hermanos menores (13 y 8 años) lo estuvimos revisando y comentando, como hermana mayor interesada en su educación (y como profesora de nivel básico) me sirvió mucho pues pude ejemplificar con facilidad la biografía de cada uno pues ellos mismos se presentan dejando así que la curiosidad de los niños pudiera ser saciada con los ejemplos que pude exponerles además de lo que ya trataba la novela. 

El término hereje en latín se refiere a una persona descreída o, en griego significa el que elige o que es libre para elegir. Y como bien sabemos, todo lo que está en contra de la mayoría es una falta de respeto, un desacuerdo imperdonable, prácticamente pecado, por ello a la mayoría de ellos se les acusó de herejía y por ello sufrieron el escarnio de la sociedad en su época. Algunos de los personajes que puedo mencionar y que se encuentran en esta compilación son: Galilei, Newton y Locke entre otros, pero si alguien ha despertado mi curiosidad desde siempre ha sido Descartes que para el dolor de cabeza que me dio en secundaria ahora me recuerda que “Para investigar la verdad es preciso dudar, en cuanto sea posible, de todas las cosas” y bien se aplica a desperezar las dudas en estas páginas.

Hasta aquí mi opinión chicos, ¿les interesa? ¿Tienen familiares o amigos a los que quieran mostrarles un poco del contenido para ayudarles a entender mejor y hacerse un pensamiento propio? Cuéntenme en comentarios o en redes, siempre estoy disponible para ustedes, ¡un beso!






viernes, noviembre 16, 2018

Capítulo 5

viernes, noviembre 16, 2018 5



Capítulo anterior





Antes he mencionado que el único hombre que ha logrado herirme de verdad es era mi padre. Bien, pues Manuel tardaría en descubrirlo y usarlo. Después de tres salidas a las que no puedo llamar citas puesto que no hubo ni tomadas de mano, ni besos sino mucha conversación y comodidad, una tarde bastante divertida nos llevó a terminar en su departamento a las afueras del pueblo, en plan "estamos conociéndonos para ser amigos" porque estaba visto que yo no iba a poder hacer uso de ese cuerpo bien trabajado ya que él tenía cero intención de llegar hasta allí conmigo a pesar del coqueteo descarado con el que me trataba desde el inicio. El caso es que una vez allí pusimos una película que al final no vimos por continuar conversando, me contó que estaba solo, que sus padres adoptivos habían decidido viajar ahora que él estaba permanentemente en este pueblo lejos de casa convirtiéndose en un adulto maduro a sus 34 años, habló de lo mucho que los quería y cómo ellos habían marcado su vida para tratar de hacerlo un hombre de bien. A lo que yo sonreí e ignoré el deje de molestia cuando uso la palabra "bueno", creyendo tontamente que se sentía igual que yo, reprimido y limitado en todo por ese adjetivo ridículo, así que me abrí a él y le conté que había sufrido maltrato verbal de mi padre desde que él se había enamorado de una chica veinte años menor que él que hizo abandonar a la familia, que mi hermano se revelera contra él y mi madre se sumiera en una depresión que se acentúo con la muerte de mi abuela materna, vamos que si las cosas son malas siempre pueden ser peor. Como siempre que pensaba en ello terminé llorando y él tiernamente me abrazó y justo ahí vio su entrada para aterrorizar mi vida. 


Tras la intensa conversación continuamos con una comedia romántica, según él para alegrarme la noche, luego me llevaría a casa. Pero lo que sucedió fue que vimos tal vez media hora de la película, en la escena del primer beso de los protagonistas él me miró:

— Me estás mirando fijo —dije incómoda.

— Eres preciosa, ¿qué esperas que mire?

— Dah, ¿la película? 

— Tú eres más interesante

— Oh, vamos. ¿Eso te funciona siempre?

— Nunca veo películas con alguien que me guste

— Pero sí con algún ligue momentáneo

— Si respondo a eso con la verdad, igual voy a perder

Lo miré directamente con una mirada maliciosa pero era pura apariencia porque dentro de mí moría porque dijera que nunca compartía momentos así de intensos o de apacible ocio con otras mujeres. ¿Qué quieren que diga? Soy ruda pero no por eso menos romántica.

— ¿Ah sí? ¿De verdad no traes a nadie aquí nunca?

— Eres la primera —dijo y me tomó de la mano.

— Tienes razón, lo que digas igual perderás porque no te creo.

— Rara vez me equivoco

— Y yo vivo cometiendo errores

— ¿Soy uno?

— Dímelo tú

Y ahí sucedió, se acercó a mí, me tomó la cara entre sus manos y me besó. 

Manuel podía ser muy abierto y encantador, todo sonrisas y hasta suave en su trato con todos, sobre todo conmigo. Esa noche nos besamos largamente y sí, dormí con él. La ternura con que me trató y prometió tratar de alejarme de todo lo malo me derritieron porque eso era lo que yo más deseaba, encontrar la paz, compartir con alguien, dejar de fingir que nada me lastimaba, que todo lo pasado estaba allí, en el pasado pero que en realidad era la sombra que nunca me abandonaba. Que me pesaba. Que me hundía. Y esos primeros meses con él fueron maravillosos. 


Cuando no tenía guardia en el hospital yo me quedaba en su departamento aunque me tomara casi una hora llegar al trabajo para que él no tuviera que despertarse para volver a su casa, aunque eso daba igual porque siempre insistía en llevarme e ir por mí al trabajo, los fines de semana los pasábamos en la mía porque estaba mucho más cerca del centro y así podíamos ir a cualquier lugar cuando nos apetecía salir de la cama.

Los meses idílicos se intensificaron cuando en nuestro primer aniversario decidimos vivir juntos, elegimos una casa preciosa que tenía tres habitaciones, una seria la nuestra, otro de visitas y el tercero lo acondicionamos como mi biblioteca y su sala de juegos. Nuestros amigos nos visitaban con frecuencia y éramos felices, o al menos yo lo era. 




El shock llegó una noche, los policías llamaron a la puerta en medio de una tormenta, dijeron que el auto de Manuel había sido encontrado en una zanja, la puerta estaba abierta, había sangre en el asiento en una cantidad moderada que según ellos indicaba posibles golpes pero no mortales, alguien había visto el auto y había llamado a la policía al no encontrar a nadie dentro. Yo no supe como reaccionar, ver policías nunca es algo bueno, así que al instante mi mente se congeló haciendo que respondiera y actuara como en una especie de barrera de hielo, apenas escuchaba lo que decían, respondía con monosílabos y no me movía:


— ¿Sabe a dónde se dirigía su novio?

— Casa.

— ¿Aquí con usted o tiene otro lugar al que ir?

Lo miré con molestia. Esa fue la primera reacción que tuve desde que habían llegado a casa.

— Conmigo, vivimos juntos.

— ¿No cree que él pueda tener otro lugar al que ir?

— Encontraron su auto a un costado de la carretera que los condujo aquí, ¿a dónde más podría ir?

El policía anotó algo en su pequeña libreta. 

— Son preguntas de rutina señorita, está claro que la desaparición de su novio puede haber sido un secuestro, ¿o tiene algún problema con alguien? ¿Alguien que tal vez haya intentado herirlo antes? ¿Algún familiar del hospital que haya podido amenazarlo antes?

— No, Manuel siempre ha sido amable con sus pacientes y los familiares de estos. Todos en el hospital pueden decirle. Él era atento con ellos en cuanto tenía libre para avisarles cualquier tipo de avance o incluso se tomaba unos minutos para hablar con ellos de cualquier cosa que les ayudara a no estar alterados.

Justo en ese momento alguien entró a la carrera en la sala de estar, llevaba en la mano un bolso de mujer dentro de un empaque plástico marcado como evidencia y... tenía marcas de sangre.





lunes, noviembre 12, 2018

Reseña #182: Indomable: Diario de una chica en llamas - @SrtaBebi

lunes, noviembre 12, 2018 26






Título: Indomable
Autor: @SrtaBebi
N° de páginas: 127 [Edición Kindle]
Editorial: Montena







Si estás leyendo esto, probablemente seas una o un inflamable. El porqué, ya lo entenderás.

Ahora ojéalo:
Esto no es un libro, es una granada.

Que empiecen las explosiones.






Hola, chicos. Feliz inicio de semana 🤓
Hoy les cuento sobre este poemario de una chica que escribe en Twitter y a la que sigo hace un buen tiempo, la verdad es que con este no me animaba mucho a pesar que Amor y Odio es el libro suyo que quería antes y nunca pude conseguir (ahora lo haré, por cierto) pero este llegó así, de repente, en un arranque de necesito algo diferente.

Y qué acierto. 

Siempre he dicho que creo muchísimo en que los libros, cuando ya los tienes o los ves en un aparador y es el momento, te llaman, si te resistes te equivocas pero hay otros que sin planearlos te hacen un guiño y te cambian la vida. Es lo que me sucedió con Indomable que la verdad es algo que tenía en un preconcepto y no era del todo bueno, quizá porque caí en lo que están haciendo muchos autores actuales, que en Twitter colocan algunas de sus obras o su vida y vaya que los empiezas a leer y es más de lo mismo, mucho "te follo, me follas, me lastimas, estoy roto, el amor vale madres, el amor es lo máximo, yo valgo madres, todos son malos, ya lo superé, mentira no he superado un carajo" y pues estaba bien harta de eso así que incluso dejé de seguir a muchos, no les afecta ya lo sé y no es intención generalizar pero casi parecía que era una sola persona teniendo varias cuentas para poner lo mismo. Dudo que sientan todos lo mismo y encima que no aprendan nada porque se contradicen con todo ello. Así que esta chica revolucionaria me dio un nuevo panorama y ahora estoy bastante contenta, fe en verso libre restaurado.

Srtabebi es bastante directa y a veces podría parecer malhablada pero no hay que ser hipócritas, o al menos yo no puedo serlo en esto, soy bastante groserita, me resulta esclarecedor, puede que hasta me ayude a relajar este TAG que sufro, es mi medicina vaya, en las entradas de capítulos ya lo habrán notado (y está leve), así que el lenguaje del libro es igual, para mí no fue como estar leyendo su perfil de Twitter ni estar platicando con mi mejor amiga o algo así, fue como uno de sus escritos que dice: 

Pero sentir y estar son verbos distintos. Y para darse cuenta de ello solo hace falta mirarse en el espejo, tocarse la cara, y sonreír a la persona que, siempre que lloras, llora contigo; siempre que suspiras, suspira contigo; siempre que sonríes, te devuelve la sonrisa. Efectivamente, te vas a sentir solo. Muchas veces. Y no. No lo estarás jamás.

Me encontré en algunas líneas, todas sobre el empoderamiento de la mujer sin llegar a rayar lo exagerado, que en estos días el feminismo está cayendo en un bucle de violencia verbal y si ya existía el repelús hacia el idealismo feminista, ahora se está poniendo en un foco rojo. No me malinterpreten, no es que yo no crea en la igualdad, que defienda a los hombres o vaya contra mis congéneres sino que me parece que el respeto al manifestarse en contra se ha perdido y eso solo ensucia la lucha por la verdadera mujer. Por eso me tocó mucho que esta autora se exprese con firmeza y sin mal nombrar al género masculino:

No quiero ser un hombre ni quiero tener "ideas de hombre". Porque ser una mujer decidida no es tener carácter de hombre. Porque ser brava o fuerte no es ser masculina. Porque ser valiente no es tener hombría. Porque quiero que podamos ser mujeres sin sentir vergüenza porque esta sociedad piense y nos inserte en la cabeza que ser mujer es lo que a la sociedad le conviene. 

Es por esto y mucho autodescubrimiento que disfruté mucho de esta autora española y la recomiendo ampliamente, ¿ustedes han leído alguna de sus obras o la siguen en Twitter? Cuéntenme. 

Hasta la próxima 🌻





viernes, noviembre 09, 2018

Capítulo 4

viernes, noviembre 09, 2018 8





No sé en qué momento me abrí y dejé entrar personas para acabar entablando supuestas amistades y confiando cosas personales a otros. Me ha acarreado más problemas que beneficios y, para ser honesta, me disgusta tanto pero sigo haciéndolo porque pienso que es lo que ellos quieren de mí. Que esté. O que finja estar. Para el caso es justo está situación la que hace que después de esa promesa de llamarme hace apenas una noche, me tenga de los nervios.

Sí, ya sé que dije que sólo lo usaría pero tengo el presentimiento que este hombre es algo más y no sé si me emociona o asusta. Tal vez ambas a partes iguales. 

Cubro mi horario de trabajo y decido comer fuera, no tengo animo de absolutamente nada y culpo al calor excesivo que hace por mi intenso deseo de asesinar a todos. Así que me dirijo a una plaza por comida rápida, no soy de restaurantes y además tampoco planeo ver ir y venir al mesero. La comida rápida hará su parte y yo la mía. 

Estoy por terminar la ensalada que me obsesiona comer siempre que voy a ese lugar mientras pienso si me llevo una hamburguesa para la cena o hago cualquier otra cosa, y como buena adicta a los carbohidratos decido que la hamburguesa es mi mejor amiga, cuando suena el teléfono. Es un número desconocido pero insistente ya que marca tres veces, nunca respondo números que no tengo registrados pero a la cuarta llamada desespero y contesto.

— Aló.

— Señorita directa es usted difícil de localizar

¡Pero qué carajos!

— ¿Cómo conseguiste mi número?

— Magia.

— Pues debe ser negra porque no tengo registrado mi número en ningún lado.

— Me atrapaste, definitivamente magia negra, usé el corcho de tu bebida en el café.

Dios, ¿Quién es este tipo?

— Entonces, llamo para cenar contigo mañana por la noche, me encantaría cocinar para ti pero seguro que es un no por respuesta, así que...Un paseo y una cena en el lugar que prefieras, ¿Qué dices?

Sonaba bien, este fin de semana no viajaría a la ciudad para visitar a mi familia así que, la perspectiva era quedarme con libros, Netflix o salir con un completo desconocido de voz sexy y cuerpo deseable. Le dije que lo vería en el Museo elevado antes que mencionara ir por mi a casa. Eso no iba a pasar.

— Vale, te veo en veré allí —dijo, y colgó.

Para la cita decidí ir lo más cómoda posible, no soy de arreglos ostentosos pero tampoco iba a presentarme con ropa de andar por casa. Me decidí por un vestido suelto con estampado y zapatos bajos. Él llegó con jeans ajustados y camisa azul marino que le quedaba bastante bien. Caminamos por lo largo del puente que fue convertido en una especie de Museo audiovisual, por eso le llamaban elevado, porque era un puente que conectaba en una de las avenidas más transitadas. Podría ser un pueblo pero había mucha historia y cosas interesantes que ver.

Conversamos de trivialidades, al fin dejamos de ser extraños y pasamos a ser Alexza y Manuel, una profesora de nivel básico y un médico adictos al café. Luego de media hora de plática y una caminata relajada nos dirigimos a un pequeño bar para cenar, lo elegí por dos razones: 1. Relajarnos, tratar con niños (y algunos padres frustrados) o personas enfermas carga el aura de cualquiera y, 2. quedaba dentro de la ruta entre el Museo, el parque y la avenida que había planeado recorrer con él. Un total acierto. 

Me resultó del todo agradable su conversación, y a pesar que se mostró atento y muy abierto había algo en su mirada que me intrigaba. Un deje de misterio que me moría por descubrir. Siempre he sido bastante observadora y por lo general noto en las personas cosas que tratan de ocultar pero con Manuel me resultaba por demás imposible, aunque quizá no tenía tanto deseo por descubrirlo como pensaba, puesto que solo quería ver en qué terminaría la noche con él. Cuando ofreció llevarme a casa acepté y él, muy caballeroso me acompañó hasta la puerta y se despidió sin hacer intento por pasar o siquiera ser invitado. 

¿Quién iba a decir que todo era una estrategia para el peor susto que me llevaría en la vida?




lunes, noviembre 05, 2018

Reseña #181: Solo las bestias - Colin Niel

lunes, noviembre 05, 2018 24







Título: Solo las bestias
Autor: Colin Niel
N° de páginas: 248
Editorial: Principal de los Libros
Distribuidor en Mèxico: Lecturalia México











Évelyne Ducat, una mujer rica y caprichosa, ha desaparecido. Encuentran su coche en la carretera a un pueblo rural, donde malvive una comunidad de campesinos, tan solos y olvidados como las montañas nevadas que los rodean. Alice y Michel sobreviven a la rutina. Cuando ella entabla una relación amorosa con Joseph, otro de los ganaderos de la región, nadie sospecha que la muerte de Évelyne esté relacionada con eso. Pero los hilos que unen a los habitantes del Causse son como los fríos vientos de las cumbres: implacables y destructores.







Hola, chicos 
Espero que todo bien, recién pasó la semana de Halloween 🎃 y Día de Muertos 👻 en mi ps y estuve leyendo una novela negra de un autor francés, que debo decir, no me hizo cosquillas, perdón pero es la verdad, este chico francés no pudo hacer que su genial idea fuera consistente y me pone triste porque su primicia era buenísima: un crimen sin resolver.



La gente siempre quiere un principio. Imaginan que si una historia empieza en un momento debe tener un final

Solo las bestias es un libro que no esperaba ganar, pero debo decir que cuando leí la sinopsis fue el primero que mencioné porque el hecho de que la portada tuviera tanta mención de premios, que fuera un misterio y encima de un autor francés (con quién no había experimentado) me daba buena espina, la cosa es que con todo y su facilidad para introducir personajes que en capítulos anteriores jamás fueron mínimamente avistados la cosa no terminó de cuajar. 

El libro tiene 5 capítulos cortos, digamos unas 40 páginas por personaje que narra su parte, más o menos. Lo que fue bueno, porque el mismo suceso tiene cinco puntos de vista y perspectivas, entre esos cinco se encuentra el asesino, sus motivos y además se desvelan secretos de cada uno.

En pocas páginas, ¿quién hace eso?
Pues Colin, muy bien.

Todo el mundo busca algo que contar, de lo contrario no existiríamos

Ahora lo negativo está en que sus personajes están basados en el hastío y la queja, y eso fue lo que más me chocó porque me bajó el clímax al que tan difícilmente llegaba en los últimos párrafos de cada capítulo. Vamos que era un sube y baja que en realidad no alcanzaba cima pero sí me hundía hasta las profundidades del infierno en su sección de me aburro hasta de mí misma y oigan, qué feo eso.

Alice es una mujer de aproximadamente 50 años, trabajadora social, casada con Michel, un hombre de complexión robusta, callado y que se dedica a trabajar el rancho del padre de su esposa. Joseph es el amante de Alice, un hombre solitario, huraño y que no entiende el sentido de la vida social. Maribé y Armand son dos personajes que, sin buscarlo, quedan enredaderos en las redes de un asesinato y otra desaparición. Todos buscan encontrarse a sí mismos.

Me tiraba al vacío esperando que alguien me recogiera, y cuando lo encontraba, me agarraba a mi salvador como a una boya en el naufragio, convencida de que está vez era para siempre

Mi menos preferida fue Alice, quien abre la historia y es que esta pobre mujer no sabe qué hacer con su vida y entre sus malas decisiones arrastra a dos hombres que de buenos y malos tienen el mismo porcentaje. Hay una parte en la que el autor dice que la necesidad de los europeos por sentirse amados los lleva a cometer los pecados más atroces. La verdad es que me parece muy generalizado pero si a esas vamos, no solo serían ellos, seriamos todos en el planeta Tierra, ¡vamos hermano mío, ¿que no ves noticias? Te estás perdiendo los alcances de la soberbia! 

Y pues bueno, debo decir que no lo recomendaría pero que conocen la postura de este blog y es que nunca se dejen llevar por mis opiniones puesto que ustedes son un mundo distinto y podrían encontrar una interpretación distinta.

Muchas gracias por continuar visitando el blog, por sus bonitos comentarios y sobre todo porque en la ausencia ustedes nunca se olvidaron de este espacio, feliz inicio de semana, ¡besos! 🌻


Construir su futuro en lugar de sufrirlo




viernes, noviembre 02, 2018

Capítulo 3

viernes, noviembre 02, 2018 0


Capítulo anterior


El idiota, al que llamaremos ÉL, por simple  falta de imaginación, es un hombre alto, moreno, con unos labios totalmente comestibles y es un incansable en la cama. Les voy a resumir, un amor inocente nació por él cuando tenía más o menos 19 años, habíamos sido amigos por mucho tiempo y luego bueno, desapareció por otros tantos, en esos años fuera de mi radar le rompieron el corazón unas tres veces por todo lo que supe, luego volvió, lo ignoré porque su silencio todos esos años me dolió y luego el me pagó con la misma moneda cuando el enojo ya había pasado, enfermó y lo busqué (porque en la enfermedad pensamos que nos podemos morir y yo pensé que de hecho él se moriría y no quería cargar con eso) pero resultó que estaba mejor, me invitó a por un café para hablar y, tonta de mí, me dejé engatusar.

Siempre he creído que me voy a enamorar en un café en miércoles, pero esa era una tarde de domingo. Por eso estaba destinado a doler.

Esa tarde me contó las veces que otras chicas le rompieron el corazón, me hizo un resumen sobre todas las que se acostó y me confesó que acababa de descubrir y comprobar que era padre. Sí, bueno, shock. Todavía así, acepté ser su novia. No duró mucho, pero al final terminé sintiéndome menos persona, más cascaron, usada y podría decir que insensible. 

Pero tranquilos, que no es por ello que pensaba en lanzarme de un puente. Sólo hay un hombre que me ha hecho desear no vivir. 

Y ese hombre es mi padre.




Era miércoles y, como rara vez me permitía, fui al café con el libro en turno pero como pienso que el universo tiene una forma muy cabrona de jugármela, en lugar de tomar café y relajarme, me pedí una mesa en la terraza, una cerveza y un cenicero. Planeaba fumarme la vida para ver si saber que me podía llevar a la tumba yo solita, mínimo me ocupaba la cabeza el humo y no los constantes recordatorios de todo lo que había perdido los meses anteriores.

Estaba desempleada. 
Tenía el corazón roto.
Me habían humillado en la última entrevista de trabajo.
Y siendo honesta, necesitaba calmar la ansiedad que eso me generaba, hacía ejercicio pero no me calmaba, así que cuando cruzamos miradas y me sonrío me dije que si un hombre me había usado, yo también podía poner el equilibrio y usar uno.



— ¿Me estás siguiendo?

— Hasta el fin del mundo —respondió

Vaya, sabe seguir juegos. 
Perfecto.

— ¿Puedo acompañarte?

— Claro —dije, y tomó asiento.

Cuando el mesero se acercó, pidió un café para llevar.

— Apenas te sentaste ¿y ya me abandonas? Eso fue rápido.

¡Dios, esa sonrisa! 

— Mis disculpas, señorita. Salí unos minutos de mi turno en el hospital, me mata esta necesidad de verla...y de café en mis venas.

— Sí. Podríamos vivir felices juntos.

— Vaya, una señorita directa —dijo justo cuando el mesero dejó su café en la mesa.

Sonreí lo más cínicamente posible.

— Me refería a la cafetera y a mí, listillo. 

— Y aquí estoy yo, haciendo el ridículo creyendo que era yo, tan deseable como este líquido. En pocos segundos hasta llegué a pensar en invitarte a cenar o tomar algo con menos prisas.

— Si no hubieras hecho esa pausa, podría haber aceptado. 

— Tenemos una cita entonces, te haré saber el día y la hora —dijo mientras se levantaba y se acercaba a la salida.

— ¿Y cómo será eso genio? 

— Cuando se está interesado, todo puede ser. Y yo, señorita, estoy interesado.

Y salió. 





Horas después, en la cama, pensé en él mientras cerraba los ojos y rogaba al cielo no tener pesadillas esa noche.




lunes, octubre 29, 2018

Reseña #180: Los años de peregrinación del chico sin color - Haruki Murakami

lunes, octubre 29, 2018 16








Título: Los años de peregrinación del chico sin color
Autor: Haruki Murakami
N° de páginas: 320 [Edición Kindle]
Editorial: Tusquets Ediciones







Cuando Tsukuru Tazaki era adolescente, se sentaba durante horas en las estaciones para ver pasar los trenes. Ahora, con treinta y seis años, es un ingeniero que diseña y construye estaciones de ferrocarril y que lleva una vida tranquila, tal vez demasiado solitaria. Cuando conoce a Sara, una mujer por la que se siente atraído, empieza a plantearse cuestiones que creía definitivamente zanjadas. Entre otras, un traumático episodio de su juventud: cuando iba a la universidad, el que fue su grupo de amigos desde la adolescencia cortó bruscamente, sin dar explicaciones, toda relación con él, y la experiencia fue tan dolorosa que Tsukuru incluso acarició la idea del suicidio. Ahora, dieciséis años después, quizá logre averiguar qué sucedió exactamente. Ecos del pasado y del presente, pianistas capaces de predecir la muerte y de ver el color de las personas, manos de seis dedos, sueños perturbadores, muchachas frágiles y muertes que suscitan interrogantes componen el paisaje, pautado por las notas de Los años de peregrinación de Liszt, por el que Tsukuru viajará en busca de sentimientos largo tiempo ocultos. Decididamente, le ha llegado la hora de subirse a un tren.






¡Feliz inicio de semana, chiquillos! 👋🏼

Hoy les cuento sobre mi primera experiencia con el escritor japonés, Haruki Murakami de quién hacía años que tenía novelas en la mira, primero con Baila, Baila, Baila y luego con Tokio Blues, los cuales sigo sin leer, de hecho leí primero Los años de peregrinación del chico sin color por un impulso y gracias a Ricardo Carrión del blog chileno Elige un libro

Los corazones humanos no se unen sólo mediante la armonía. Se unen, más bien, herida con herida

Bueno pues diré que no me gustó, y por los comentarios compartidos con Ricardo vía Twitter, dudo mucho leer otra obra de Murakami en un larguísimo tiempo (o puede que jamás, no lo sé aún) y es que me ha parecido demasiado largo (¡y tiene pocas páginas!) no por la extensión de la historia en sí sino por la falta de entusiasmo que se percibe y por la tendencia a repetirse, es como decir tres o cuatro veces la misma cosa, los personajes desaparecen de pronto o introducen con la misma facilidad. 

Acepto que el título me encanta y que hay frases que me gustaron mucho, de hecho fue esto último lo que me generó el impulso de leerlo, no cuesta seguir una vez que inicias porque si algo tiene el autor japonés es que fluye, es casi como estar hipnotizado. Con respecto a la pérdida de Tsukuru hasta eso entendí porque lo viví y sé cómo duele y lo terrible que es, podrá sonar exagerado pero que tus mejores amigos o mejor amiga te deje tan de golpe es casi como si tuvieras un miembro fantasma, algo te falta y te cuesta incluso vivir, eres un cascaron. Sí, lo sentí ahí con Tsukuru, pero vamos que buscar respuestas dieciséis años después y solo porque la mujer con la que te acostaste una vez sigue haciéndote preguntas porque te nota mentalmente fuera de esta Tierra por pedos mentales, ¡hombre, qué susto! Sobre todo porque tienes 36 años y no te curaste, existes pero no vives. 

¡Me daba terror pensar que eso puede sucederle a cualquiera!

Por muy sincero que uno sea, hay cosas que uno debe guardarse para sí

Sara es la mujer con la que sale el ingeniero japonés, ella es exitosa y una fashionista, vamos que la admiro por su seguridad y la libertad que emana de ella, aunque aparece muy poco y también llega a parecer un tanto exigente. No es malo ser exigente pero en su inexistente relación con el protagonista me pareció fuera de lugar. 

Ahora, retomando el asunto que le costó a Tsukuru superar, sus amigos le cierran la puerta en las narices, sufre, cambia, existe pero no vive (me repetí, vaya, el poder de Murakami) pero queda con la duda, cosa que lo hace permanecer en constante espera de que las pocas personas a las que se acerca, se vayan sin más explicaciones y es que, ¡le vuelve a pasar! Medité mucho sobre el asunto y es que, aunque suene muy psicoanalista, lo que proyectamos es lo que tenemos. Y, chicos, si algo aprecio de haber leído esta historia, es que me puso a pensar muchísimo sobre lo que quiero y lo que no, pero también a darme cuenta qué hago y lo que falta, así que puede que aunque como novela me haya disgustado y no lo recomiende, como método de autoconocimiento podría ser una joya, ya que te pierde tanto que decides pensar más en tus pérdidas que en la historia.

No puedo decir más al respecto porque no sé como expresar sin herir los sentimientos de alguien pero, es que por lo general le busco lo bueno a todo lo que leo, solo que este libro me causa mucho conflicto, me hace molestar más de lo que quiero aceptar así que hasta ahí la voy a dejar.

Cuando se fuerzan las explicaciones, a menudo se acaba mintiendo

Si alguien lo leyó y gusta comentarlo, puede escribirme por privado en las redes sociales o, incluso ponerlo en los comentarios tal cuál lo piense, amor para todos.


Hasta la próxima 🌻




viernes, octubre 26, 2018

Capítulo 2

viernes, octubre 26, 2018 11


Capítulo anterior


«Y no voy a mentir y decir que nunca había visto una sonrisa como la suya, esa combinación entre inocente y sexy, porque vamos, a los 29 años lo menos que eres es inexperta o inocente, oh no amiguitos, lejos de eso.

— Hola —respondí mientras le miraba con cara de fastidio porque sí, soy así se amigable.

— Disculpa la molestia, te vi corriendo como alma que lleva el dia...bueno, muy rápido y luego te vi aquí, pensé que podrías necesitar ayuda.

La verdad es que no entendí, ¿ayuda para qué? ¿Tanto se me notaba que estaba a punto de saltar de un puente y acabar con mi nada miserable pero aburrida vida?

— Pues estoy bien, gracias.

Silencio. 

Vaya, que incómodo.

No parecía tuviera intención de irse así que...

— ¿Algo más en lo que pueda ayudar? —sarcasmo oh bendito medio de gracia y perdición.

— Pues parece que no, pero muy amable por preguntar.

— Por nada.

Y sí, esto era una competencia entre su amabilidad y mi total falta de tacto.


— De acuerdo, empezamos con mal pie.


— Sí, ese golpecito fue en el izquierdo amigo, así uno no puede tener suerte.

— ¿Y yo voy a tener suerte? —, dijo con una sonrisa de lado que, vamos, aplica todo el cliché que haya en tu mente y así se veía.

¡Cínico! 

Pero este juego lo hago mejor yo.

— Lo dudo.

Porque no estoy de humor, hoy soy una total bruja.

Giró y alzó una mano despidiéndose sin mirarme. Por si se lo preguntan, sí, yo también sé que fui totalmente grosera pero no le conozco, jamás le había visto por aquí y en este pueblo todo mundo se conoce.

Volví a echarme en el pasto y miré como la tarde cayó, las primeras pequeñas estrellas se asomaron (o mis ojos miopes por fin las distinguieron) y fue entonces cuando decidí que debía volver a casa.



Casa.

Este lugar ya no se siente como casa. Y es que lejos de tener malos recuerdos en realidad fui feliz. No he tenido una mala vida, pero he pasado por cosas difíciles, sobre todo conmigo misma, los psicólogos predican que el peor enemigo es uno mismo, y con todo lo ridículamente absurdo que es, sí, es verdad. O al menos en mí caso. 

Tomo un baño, me preparo un té de manzanilla y me acomodo en cama con el portátil en las piernas, es hora de buscar métodos de autolesión.

Entro al perfil de mi ex.» 







Hola, chicas. Gracias por continuar pasando por el blog, la verdad es que me sentí muy bien leyendo sus comentarios en el capítulo uno, no esperaba que de hecho alguien las leyera, lo subí para matar el día en el blog, y hoy estoy indispuesta, ya saben, las hormonas tomaron el poder así que me quedé en cama mirando el estreno de Sabrina, que seguro les cuento como estuvo luego. 

Hasta la próxima.

Y, oh, sí, estoy llena de clichés hoy. Pero prometo que si esto continúa, habrá sonrisas malvadas incluidas *guiñodemicorazónamantedelthriller*




lunes, octubre 22, 2018

Reseña #179: La ridícula idea de no volver a verte - Rosa Montero

lunes, octubre 22, 2018 29








Título: La ridícula idea de no volver a verte
Autor: Rosa Montero
N° de páginas: 240 [Edición Kindle]
Editorial: Seix Barral









Una narración a medio camino entre el recuerdo personal y la memoria de todos, entre el análisis de nuestra época y la evocación íntima. Son páginas que hablan de la superación del dolor, de las relaciones entre hombres y mujeres, del esplendor del sexo, de la buena muerte y de la bella vida, de la ciencia y de la ignorancia, de la fuerza salvadora de la literatura y de la sabiduría de quienes aprenden a disfrutar de la existencia con plenitud y con ligereza.







¡Buen inicio de semana, morritos! ☀️
Hoy les contaré sobre el primer libro que leo de la autora Rosa Montero, el nombre de esta escritora lo escuché por mucho tiempo y me lo encontré infinidad de veces en librerías y hasta en línea cuando andaba haciendo mis pesquisas pero nunca me animaba a llevarme uno conmigo, hasta hace poco más de un mes, lo tenía en la kindle y pues no me decidí hasta que me quedé sin pendientes de colaboración e hice uso de mis métodos raros de selección.

«En el origen de la creatividad está el sufrimiento, el propio y el ajeno»

La ridícula idea de no volver a verte es una historia que te vende una idea de novela romántica por el título, de superación a la entrega y posible fracaso del amor en la portada pero que te marca la vida con el verdadero contenido. 

Rosa nos cuenta un poco sobre ella misma y la pérdida de su esposo Pablo a causa del cáncer y, al mismo tiempo, entrelaza la pérdida de Marie Curie y su esposo Pierre. Si bien antes había escuchado sobre Marie y había sentido admiración por ella en realidad nunca me tomé el tiempo de leer más sobre ella. En esta obra la autora nos cuenta sobre los logros y también los rasgos que ella distingue personalmente en la científica. Admito que la admiración que sentía por ella disminuyó y quedé con un impresión un tanto preocupada pues aunque no me parezco en lo más mínimo a ella sí hay puntos en su personalidad con los que hice clic y no en el buen sentido.

«No te recuperas nunca, ese es el error: uno no se recupera, uno se reinventa»

Este libro cuenta cómo vivió a grandes rasgos, tanto su infancia muy breve, su juventud, el primer amor, su lucha por salir adelante en un mundo de hombres y prohibiciones sociales así mismo con el segundo y más permanente amor, lo mismo con un amorío poco sano y la maternidad, entre tanto los dos Nobel ganados con esfuerzo, uno en Física y otro en Química, y la educación de sus hijas. 

Encuentro admirable en Curie su inteligencia y la determinación pero como persona me dejó con dolor, su abandono personal, la ansiedad, la depresión y el hacer de lado a su hija menor lo llegué a sentir como una ofensa personal aunque no haya sido adrede, ella simplemente nunca se dio cuenta de lo que hacía. 

«El sufrimiento es agudo como un rapto de locura»

Rosa por otro lado me contó, porque así se siente como una plática con un café y una buena amiga, lo que ella sintió con su pérdida, lo que aprendió de ello con el paso de los años y que en la investigación sobre Curie se encontró a ella misma en un punto de coincidencia y cierto repelús, lo mismo que yo pues aunque no he sufrido ni mínimamente lo que ellas, si he tenido momentos de oscuridad que no sé cómo catalogar o resolver.

En lo personal, no recomiendo que todos lean este libro, sino por el contrario, que cuando lo hagan (si es que sienten de deben), abran su mente y corazón a verse a sí mismos, porque la autora tiene un talento increíble para llevarte de la mano a su experiencia con la introspección y al mismo tiempo Curie te da la fuerza para asumir lo que estás aprendiendo de ti mismo.

«Siempre, nunca, las palabras absolutas que no podemos comprender siendo como somos pequeñas criaturas atrapadas en nuestro pequeño tiempo»

Seguro habrá quien piense y diga, "este libro no es para mí" y lo respeto, por ella te pido, a ti lector que me visitas, no cometas el error de continuar diciendo y creyendo en ello porque te estás encajonando, simplemente déjate sentir si un libro te llama o no, porque simplemente existes así como lo hacen ellos, las historias y reflexiones no son para todos lo mismo, y deseo con todo mi ser que si sientes que quieres conocer la parte doliente de dos personas que te cuentan su historia para que reinterpretes la tuya, entonces lo leas y que si no te sientes preparada, entonces sigas tu camino hasta que sea el momento.

Gracias por continuar visitando el blog, los leo en comentarios y en redes 🌻


«Acercarse al ejercicio terapéutico habiendo conocido lo que es el desequilibrio mental puede proporcionarte más entendimiento, más empatía»