Reseña: El búfalo de la noche - Guillermo Arriaga

viernes, octubre 30, 2015




Ficha Técnica


Título: El búfalo de la noche
Autor: Guillermo Arriaga
Año de lanzamiento: 1999
Editorial: Grupo Editorial Norma
N° de páginas: 236


Sinopsis

Esta es la historia de un triángulo pasional al borde de la locura, de la muerte, de la destrucción. Gregorio, un adolescente en extremo sensible, para quien la realidad resulta insoportable, decide acabar con su vida, y con ello desencadena la desesperación y la angustia en las vidas de Tania, su ex novia, y de Manuel, su mejor amigo, quienes entrarán en una espiral de celos, culpas y traición. 
La ciudad de México es el escenario donde estos personajes se buscan para sobrevivir al nihilismo que los invade. El fantasma de Gregorio los empuja al abismo y a desafiar todas las convenciones.
El búfalo de la noche, el vacío, la muerte, respira muy cerca de sus cabezas, y en ese trance se define el destino de sus vidas.
El búfalo de la noche explora la geografía emocional y sentimental de los adolescentes actuales. Habla su lenguaje, habita su espacio, explora su espíritu. Esta es una novela emblemática de los comienzos del siglo XXI. 

Opinión Personal

Hace muchos días que pienso qué decirles sobre el libro, pero no encuentro las maneras correctas ni logro encajar mis ideas en una sola para decir, así que me di por vencida y he decidido comenzar a escribir esta reseña sin presión y de manera natural, así que...disculpen si me contradigo en algún momento.

Descripción gráfica de mis sentimientos después del libro
Comenzaré diciendo que éste libro me causó mucho conflicto durante toda la trama, y seré honesta, son 236 páginas que pasaron volando. Sinceramente creí que tendría problema con leerlo, cuando mi compañera de trabajo habló sobre el me llamó la atención el tema, no cualquiera escribe sobre el suicidio o al menos se atreve a mencionarlo con tanta naturalidad como lo hace Guillermo Arriaga

Es eso o yo lo sentí tan normal que, hasta cierto punto, lo admiré y me asustó.

Como decía, a pesar de que la trama que me comentó Iris (la compañera que mencioné hace rato), me interesó, al ver la portada sentí que no era el momento...y da la casualidad que me enfermé y no podía ni sostener mis más delgadas sábanas así que menos toleraba el peso de un libro en mis manos (gracias al cielo ya pasó porque fue una tortura no leer cuando al fin tenía tiempo), como sea, para no hacerla tan larga lo comencé el domingo pasado y lo terminé el lunes, ya es viernes y yo todavía no sé a ciencia cierta cómo me siento.

Es más ni siquiera sé qué decirles, me siento...¡no sé cómo me siento!

Hay algo que puedo decir con seguridad, y que ya antes había pensado en ello, y es que tenemos, todos, un lado oscuro. Algunos lo tienen controlado, otros son tan naturalmente luz que no saben de la existencia de ese otro lado dentro de ellos, pero la historia de Gregorio me hizo dar cuenta (y aceptar) que no siempre estoy pleno (y correcto) funcionamiento. Que tengo momentos en los que no sé qué quiero ni quién soy, pero al mismo tiempo me hizo valorar lo que sea que me haya hecho estar justo dónde me encuentro.


Luego tenemos a Manuel, personaje que protagoniza toda la historia pues es él quién nos la cuenta, y en lo personal, éste personaje me molesta muchísimo. Él realmente es consciente del grado de agresividad que ejerce sobre las personas que están a su alrededor. Independientemente de ello, me sacó mucho de onda el tipo de amor qué dice tener por Tania, otro personaje del que hablaré en un momento, y es que a pesar de amarla tanto como él dice, ambos se hacen daño de manera profunda, y pierde el sentido de la lealtad en su amistad por Gregorio, llega incluso a molestarlo aún cuando ya no está con ellos.

Tania, en mi percepción (¡y perdóname Iris si ofendo tu libro favorito) pero es manipuladora y cobarde. Aunque siendo honesta, con un novio mentalmente inestable y un amante posesivo y agresor (emocionalmente) ¡Dios! Incluso yo estaría tan preocupada por no estar 100% segura de mí misma. No sé si me expliqué pero, sí...no me agrada esa chica. Aunque admiré lo último que hizo, la cosa respecto al jaguar. Obviamente no digo qué hizo porque sería spoiler y ya saben que odio esas cosas del infierno.

Voy a terminar con el hecho de que el señor Guillermo Arriaga es el primer autor mexicano que leo en mi vida, y quiero agradecer a Iris Patiño (no sé porqué relaciono el color azul contigo) por presentármelo mediante su obra, que si no mal recuerdo, dijo que era uno de sus libros favoritos, así que sabiendo qué es tener un libro favorito, prestarlo y conocer la opinión de la persona a la que se lo presté pues significa mucho que haya tenido confianza en ello. 

Recomiendo ampliamente que lo lean, no importa que hayan pasado tantos años desde su publicación, las situaciones y las expresiones usadas en la historia, así como los lugares en los que se ambienta, siguen siendo las mismas que ahora, porque si algo sabemos es que las situaciones no siempre cambian, pero nosotros . Cada día.

"El pasado –por más que se pretenda- nunca es posible extirparlo, que permanece como una antigua quemadura que nos escuece de vez en vez y que más vale vivir con él que contra él"— El búfalo de la noche; Guillermo Arriaga

 Sobre el autor

Guillermo Federico Arriaga Jordán (Ciudad de México, 13 de marzo de 1958) es un escritor, productor y director cinematográfico, conocido principalmente por los guiones de películas como Amores perros, 21 gramos, Babel, Los tres entierros de Melquiades Estrada y The Burning Plain
Su primera novela, Escuadrón Guillotina, la publicó en 1991 y tres años más tarde salió Un dulce olor a muerte, que sería llevada al cine en 1999 por Gabriel Retes con guion de Edna Necochea. La tercera novela, El búfalo de la noche, aparece en 1999 y, ya con guion del mismo Arriaga, Jorge Hernandez Aldana rueda en 2007 la película homónima.

2 comentarios:

  1. Hola, Libni. Gracias por mencionarme tantas veces (no pensé que mi nombre aparecería ahí y me sorprendí al ver la cantidad 😄) A mi me encanta "el búfalo de la noche" por la manera en que Guillermo Arriaga describe cada escena. Me enganchó desde el comienzo e inmediatamente se siente en la piel cada dolor o alegría del personaje; de eso se trata. Esta clase de historias son las que motivan -o perturban- al lector y hacen que incluso habiendo terminado el libro quieras saber más y te quedes comiéndote las uñas por días pensando en la historia. Eso es lo maravilloso y debería ser el objetivo de todo escritor. Me fascina como juega con los escenarios porque, pensándolo bien, el tema es tan trivial que podría menospreciarse: ¿Quién no ha vivido o ha visto un triángulo amoroso? Lo que esto provoca es la locura que marca con claridad a sus personajes. También el autor juega con el recuerdo, el búfalo de la noche que se mete en pensamientos, sueños, ideas. -Algo trivial también, sólo que aquí es mucho más gráfico- ¿Pero quien no ha tenido un pensamiento que influye la mayor parte de su vida? Eso es el búfalo, la intensidad de un recuerdo, de un engaño, una tragedia. Por último, me gustaría agregar que ningún personaje es malo, a mi parecer, ya que cada uno hace lo que puede para salvarse de la situación. Gregorio con el suicidio, Manuel con el recuerdo que perturba su voluntad y a Tania con intentar escapar de la realidad. El libro cumple sus objetivos con intrigar y nos hace recordar que el amor (o lo que creemos amor) es el principal motor hacia la locura.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Libni. Gracias por mencionarme tantas veces (no pensé que mi nombre aparecería ahí y me sorprendí al ver la cantidad 😄) A mi me encanta "el búfalo de la noche" por la manera en que Guillermo Arriaga describe cada escena. Me enganchó desde el comienzo e inmediatamente se siente en la piel cada dolor o alegría del personaje; de eso se trata. Esta clase de historias son las que motivan -o perturban- al lector y hacen que incluso habiendo terminado el libro quieras saber más y te quedes comiéndote las uñas por días pensando en la historia. Eso es lo maravilloso y debería ser el objetivo de todo escritor. Me fascina como juega con los escenarios porque, pensándolo bien, el tema es tan trivial que podría menospreciarse: ¿Quién no ha vivido o ha visto un triángulo amoroso? Lo que esto provoca es la locura que marca con claridad a sus personajes. También el autor juega con el recuerdo, el búfalo de la noche que se mete en pensamientos, sueños, ideas. -Algo trivial también, sólo que aquí es mucho más gráfico- ¿Pero quien no ha tenido un pensamiento que influye la mayor parte de su vida? Eso es el búfalo, la intensidad de un recuerdo, de un engaño, una tragedia. Por último, me gustaría agregar que ningún personaje es malo, a mi parecer, ya que cada uno hace lo que puede para salvarse de la situación. Gregorio con el suicidio, Manuel con el recuerdo que perturba su voluntad y a Tania con intentar escapar de la realidad. El libro cumple sus objetivos con intrigar y nos hace recordar que el amor (o lo que creemos amor) es el principal motor hacia la locura.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar! Recuerda dejar tu liga para poder visitar tu blog :)