La otra mitad

domingo, septiembre 02, 2018


Una vez me llamaron «chica triste».

Bueno, en realidad hace cerca de quince años me llamaron «chica de los ojos tristes», quién lo hizo no distaba mucho de mí, la verdad es...que tal vez no haya tenido razón.

Vamos, que no soy la persona más alegre del mundo. Nunca lo he sido, ni cuando fui amada y parte de muchos, menos siendo de una sola persona. Pero es que a pocas las he dejado ver, muy brevemente, aquello que ocupa la mayor parte de lo que soy. Y es que sí, puede que sea desconfiada y que algo dentro mío duela casi siempre, en general me duele el dolor de otros aunque no lo digan, lo percibo.

¿Es anormal?  
Para ti, tal vez. Para mí, no.


Y está bien, Porqué también tengo dolores propios, miedos y desequilibrios. Últimamente no espero más de alguien, ¿Sabes? Una vez que aceptas lo que desde hace tanto tiempo sabes, deja de pesar tanto. La desconfianza de otros en ti, las palabras punzocortantes, el tira y afloja en las relaciones, dejan de molestarte y cargar tu alma, el Espíritu si quieres verlo así, para dejarte indiferente.

Así que no, no soy una chica triste, solo dejé ver la carga que tenía encima, aquella que solté pero que a otro pesa, algo que no quiero recuperar porque me hicieron ver que ya no valgo, que no me eligen, que siempre fui yo y no fuimos, juntos. Que yo solté pero a mí, tal vez, no me soltaron cuando la tóxica era yo y se quedaron con eso, con la expresión triste, con las palabras cansadas, con las acciones erradas, con el afán de no discutir y tratar de nunca usar algo dicho en debilidad, para causar daño en la euforia.

Que sí, yo también cargo culpas, algunas aún no termino de aceptarlas aunque me sepa responsable, ¿Pero cómo haces cuando te miras a ti misma y no distingues qué hiciste y qué hizo tu otra mitad?

Porque aún hiriente no deja de ser tu otra mitad.

6 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Guau, preciosa entrada, de verdad que me ha encantado.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola :) Gracias por pasar y me alegra que te gustara.

      Eliminar
  2. Muy bonito y reflexivo texto.
    Creo que una vez hay tantas heridas abiertas lo primero es que comiencen a cicatrizar, porque eso te aleja del epicentro de ti misma que no eres nadie más que TÚ, y a partir de ahí, comenzar a sanarte, a ponerte bálsamos para el alma y a volver a reencontrarte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ocasiones caigo en desmayos de mí persona, me olvido de mí y ahí es cuando las heridas supuran pero cuando abro los ojos es agradable ver que tengo todo en el botiquín para ayudarme a cerrar, xx.

      Eliminar
  3. Precioso texto, se nota que te pilló en un momento de profunda inspiración. A veces los demás son los que nos hacen desconfiar hasta de nosotros, terminando por dudar de tus capacidades, dejando que sean ellos quienes te etiqueten. Así que viene bien soltar ese peso y permitirse empezar otra vez, sin culpas.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me tomó a las tantas de la madrugada viendo el abandono de mí misma en manos ajenas, gracias por pasarte, xx.

      Eliminar

¡Gracias por comentar! Recuerda dejar tu liga para poder visitar tu blog :)